fbpx
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

El exfoliante de sal embellece la piel de forma natural y eficaz.

Embellecer la piel con un exfoliante de sal

El exfoliante de sal embellece la piel de forma natural y eficaz. Te contamos qué contiene, cómo prepararlo y conservarlo.

La exfoliación corporal es ideal para estimular el flujo sanguíneo, eliminar las células muertas de la superficie y dar suavidad y brillo natural a la piel.

Uno de los componentes más usados en la elaboración de exfoliantes es la sal. Una sal exfoliante es una combinación de una sal con un aceite humectante. Se aplica directamente sobre la piel húmeda para recuperar la suavidad y aportar un brillo natural.

¿Qué contienen las sales exfoliantes?

Las sales exfoliantes artesanales o hechas en casa básicamente tienen los siguientes componentes:

  • El exfoliante. La sal es el componente que retirará la piel muerta, por eso será más eficaz si es de grano fino.  Se pueden usar distintos tipos de sal, como sal marina, sal del Himalaya, sal de Epsom, hasta sal de mesa. También se pueden combinar varios tipos de sal o sustituir una parte de la sal por moledura de cáscaras de nuez, de café o azúcar.
  • El aceite base.  Se usan aceites puros, de buena calidad, como el de oliva, argán, coco, almendras o semilla de uva. https://kiocostarica.com/aceite-de-coco-semilla-de-uva/
  • Ingredientes extra.  Con frecuencia se agregan aceites esenciales para aportar mayores beneficios. Por ejemplo, el aceite esencial de lavanda para calmar la piel y el estrés, o el de especies cítricas para purificar y energizar.

¿Cómo se preparan?

La mezcla ideal es 80% de sal y 20% de aceite, por ejemplo, 1 taza de sal y ¼ taza de aceite. Luego añade unas 5-15 gotas del aceite esencial de tu gusto (lavanda, limón, toronja, naranja o algún otro).

Guarda la sal exfoliante en un recipiente limpio con tapa hermética.

Puedes hacer muchas combinaciones diferentes, manteniendo la proporción 80-20:

Ingredientes de una sal exfoliante

1) Sal exfoliante con café:

Mezcla ½ taza de sal, ½ taza de café molido y ¼ taza de aceite de coco.

2) Sal exfoliante con coco y limón:

Mezcla ½ taza de sal, ½ taza de moledura de coco, ¼ taza de aceite de coco (almendras, semilla de uva) y 8 gotas de aceite esencial de limón.

¿Cómo preservar la sal exfoliante en buen estado?

En cuanto a la necesidad de usar preservantes, las noticias son buenas, pero primero vamos a entender la razón principal por la cual caducan las sales exfoliantes.

Este factor es la humedad.  El concepto para entender esto es el de “actividad del agua”: la cantidad de agua biológicamente disponible para el crecimiento de microorganismos dentro de una formulación cosmética.  Se determina comparando la presión de agua del producto que contiene agua con la presión de agua del agua pura.

Sabemos que los microorganismos, potenciales contaminantes de nuestra sal exfoliante, necesitan agua para sobrevivir, así que mientras más seco se mantenga el producto mayor tiempo durará en buen estado.  Las bacterias requieren mayores niveles de actividad de agua que las levaduras, y las levaduras mas que los hongos tipo moho.

La mayoría de las sales no contienen agua, así que técnicamente no debería ser necesario usar un conservante. Si añadimos otros ingredientes como café, coco o ralladuras de frutas debemos asegurar que estén deshidratados antes de incorporarlos.  De lo contrario será necesario usar algún tipo de preservante.

Algunos ingredientes como el aceite esencial de limón y el aceite de coco son preservantes naturales que ayudan a proteger el producto en caso de humedecerse.

Recomendaciones para aumentar la vida útil de una sal exfoliante.

Estas recomendaciones ayudarán a evitar la contaminación por microorganismos (especialmente moho) y a su vez, que el aceite se ponga rancio:

  1. Conserva la sal exfoliante en un recipiente hermético que evite la entrada de humedad.
  2. Guárdalo en un lugar seco, fresco y sin luz solar directa, preferiblemente en un armario fuera de la ducha.
  3. Mantén el recipiente tapado.  Con una cuchara limpia y seca, extrae a un recipiente aparte la cantidad de sal exfoliante que deseas llevar contigo a la ducha. Cierra bien el frasco después de usar.

Teniendo estos cuidados, un exfoliante sin preservantes sintéticos puede durar 6 a 12 meses sin dañarse. Cuando la sal exfoliante cambie de color, esté diluida, huela rancio o tenga moho, debería desecharse.

Recuerda que exfoliar la piel de tu cuerpo con cierta frecuencia es muy recomendable. Puedes aprender más sobre su importancia en: https://bufetmedic.es/blog/5-beneficios-de-la-exfoliacion-corporal/

Share :
Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta

get 30% cut for all our product until 31 october

Lorem ipsum dolor sit amet, Condition Apply

Subscribe

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.

INSPIRED POST