abril 5, 2021

Aceite de semilla de uva y sus beneficios cosméticos

Por admin

El aceite de semilla de uva y sus beneficios cosméticos son muchos, debido principalmente al alto contenido en ácido linoleico , antioxidantes, vitaminas C, D, E y beta caroteno. Los cuales  ayudan a mantener la salud de la piel, reforzando el sistema defensivo de la misma y aumentando su elasticidad.

Por tanto, ayuda a retardar el envejecimiento cutáneo y estimular la regeneración celular.

Es así como, el aceite de semilla de uva puede convertirse en un buen aliado para mantener la piel suave, protegida del sol y sin arrugas.

Los ácidos grasos y sus beneficios

El ácido linoleico​:  su nombre provienen del griego y significa aceite de lino ( semilla de linaza) . Es un ácido graso esencial   de la serie omega 6 , es decir, el organismo no puede crearlo y tiene que ser adquirido a través de la dieta. 

no más ojeras

En los alimentos, los porcentajes más altos de este ácido, lo ocupan el aceite de cártamo con 78% y el aceite de semilla de uva con 76%. Los alimentos con menor porcentaje son la mantequilla y el aceite de coco con solo 2 %.

El ácido linoleico se ha hecho muy popular en la industria de productos de belleza, debido a sus propiedades benéficas sobre la piel.

Las investigaciones apuntan a las propiedades del ácido linoleico como anti inflamatorio, reductor del acné, y como elemento que favorece la retención de líquidos en la piel.

Su déficit hace que la piel sufra pérdida excesiva de agua y se vuelva escamosa. Tiene como misión fundamental el mantenimiento de la barrera epidérmica al agua, ya que aumenta la insaturación de las lipoproteínas para modular la fluidez de la membrana celular.

El ácido araquidónico (20% en el aceite de semilla de uva), es convertido en prostanglandinas, eicosanoides y leucotrienos que son mediadores inflamatorios importantes, lo que nos puede ayudar a disminuir las ojeras.

El beta carotenoide de la semilla de uva

(contenido aproximado 0.1 a 0.25 mg/kg)

Los carotenoides son pigmentos liposolubles naturales sintetizados por las plantas, algas y bacterias fotosintéticas.

Uno de sus beneficios es su función anti oxidante, lo cual ayuda a combatir los radicales libres que envejecen la piel.

El beta caroteno es muy abundante en las plantas,  no solo protege nuestro cuerpo de las radiaciones, también le confiere un tono más o menos marrón, así como también al pelo. Nuestra piel produce una cantidad determinada de melanina, como respuesta a las radiaciones UV a modo defensivo para proteger las células epiteliales.

Por tanto, el betacaroteno y la melanina que produce ayudan a que no nos quememos y a que asimilemos la radiación solar de forma equilibrada para poder broncearnos.

Finalmente el aceite de semilla de uva y sus beneficios cosméticos, también esta relacionados con la propiedad del betacaroteno para la producción de retinol, que actúa como antioxidante, ayuda al sistema inmunológico a protegerse de diversas enfermedades y estimula la producción de glóbulos blancos en la sangre.